Posts Tagged bandas platismales

Bótox, mucho más de lo que imaginas

Uno de los tratamientos de medicina estética más populares es la toxina botulínica de tipo A, más comúnmente conocida por su nombre comercial: bótox. Su capacidad de impedir la movilidad del músculo en el cual se aplica ha generalizado su uso para eliminar o suavizar las arrugas del tercio superior del rostro: entrecejo, patas de gallo, arrugas de expresión…

A propósito de este término, “arrugas de expresión”, un paréntesis: precisamente nuestra expresividad, nuestra gestualidad, es un factor fundamental de nuestra personalidad y según qué tipo de aplicaciones del bótox pueden conllevar un riesgo: que, persiguiendo que no se formen las arrugas, se acabe consiguiendo rostros inexpresivos, miradas de búho, caras extrañas…

Otros usos del bótox

Pero en medicina estética esta sustancia puede ser útil para muchos otros objetivos. Veamos los principales:

Hiperhidrosis. También denominada hipersudoración, es un trastorno del sistema nervioso que provoca una sudoración excesiva, y que puede afectar a axilas, manos y pies especialmente.

Si el tratamiento se aplica a manos o pies, debe realizarse en un entorno hospitalario. En el caso de hipersudoración de axilas, una sola aplicación de bótox es suficiente para librarse de este incómodo problema durante todo un año.

Acné. Recurrir a la toxina botulínica ante esta afección de la piel tiene resultados espectaculares, al tratarse de un anticolinérgico. La forma de utilización en estas situaciones es casi como una mesoterapia, muy diluida, sobre los granos con pus.

Bruxismo. Las personas que tienen este hábito, aprietan o rechinan fuertemente de forma inconsciente los dientes superiores con los inferiores, produciendo el desgaste de las piezas dentales.

En estos casos, el tratamiento busca la relajación de la articulación de la mandíbula, para debilitar su acción. Para ello, el bótox se pincha directamente sobre la articulación.

Bandas platismales. Son bandas verticales que pueden surgir en el cuello con la edad, al contraer excesivamente los músculos de esa zona al gesticular o hablar. Cuando son muy visibles, prominentes y tensas se puede aplicar en ellas bótox, lo que dulcifica el aspecto de cuello y óvalo facial.

Bótox exclusivo

También podemos incluir en este repaso a los principales usos del bótox la utilización personalísima, única, de este excelente recurso médico-estético por parte de la dra. Ponga, quien ha desarrollado una técnica exclusiva, el REFRESH, para lograr un aspecto relajado, joven y natural.

Este sistema propio surge del conocimiento a fondo de la sustancia y de los pacientes, del dominio al milímetro del “mapa” anatómico de aplicación y de un alto sentido estético: utilizando menos cantidad de toxina botulínica y aplicándola sobre puntos clave de acupuntura, la doctora Ponga consigue mantener el tercio superior del rostro del/la paciente completamente relajado, con movilidad natural y sin arrugas.

Share Button