Posts Tagged hilos aptos

Cómo cuidarse en la menopausia (I)

Los cambios hormonales que ocurren en la menopausia afectan al organismo de la mujer a todos los niveles. El desencadenante es la interrupción de la producción de estrógenos. Este tránsito de la mujer a una nueva fase no reproductiva conlleva, entre otros efectos, el envejecimiento que afecta a huesos, tejido graso y piel. En este artículo nos centraremos en los dos últimos.

El tejido graso en la menopausia

En esta etapa, el comportamiento de la grasa corporal cambia significativamente. El cuerpo femenino duplica o triplica su capacidad para acumular grasa, especialmente en la zona abdominal.

La estrona, una pseudohormona localizada en ese tejido graso y con capacidad de procurarnos una sensación de bienestar similar a la provocada por los estrógenos, tiene mucho que ver con esa pérdida de la curva de la cintura.

También está implicado en el proceso el aumento de la generación de cortisol, en el caso frecuente de incremento de la ansiedad.

Parecería que todo acaba convirtiéndose fatalmente en grasa durante la menopausia, sin embargo, a nivel facial ocurre todo lo contrario: la grasa se consume y con su desaparición provoca otros problemas.

Al disminuir la grasa del rostro, los pómulos se aplanan, los labios se afinan, algunas formas del cráneo se hacen más visibles, en sienes, por ejemplo… Al mismo tiempo, como también disminuye la base ósea, toda la masa muscular se desplaza y, arrastrada por el efecto de la gravedad, se mueve hacia el cuello.

Esta tendencia hacia abajo provoca que se marquen más las ojeras, y los pliegues subyugal y nasogeniano, así como las líneas de marioneta, de las comisuras de los labios a la barbilla. También la definición del arco mandibular se va perdiendo.

A todos estos procesos hay que sumar los que afectan directamente a la composición de la piel: perdemos luminosidad, hidratación, capacidad elástica…

Los mejores hábitos en la menopausia

El panorama suena desalentador, pero acomodando la alimentación a esta etapa -tomar menos grasas, asegurar el aporte de calcio y una nutrición variada- y combinándolo con una vida activa, que queme las calorías que nuestro organismo ya no consume como antes, podemos mantener un cuerpo ágil, en forma y lleno de vitalidad. En futuros artículos volveremos sobre este punto.

También en medicina estética, nunca como ahora contamos con soluciones para frenar y corregir los efectos de la menopausia en nuestro aspecto. Y cada vez más, apostando por naturalidad: naturalidad en las sustancias utilizadas y naturalidad en los resultados.

Muchas de las mujeres que acuden a Gaia Pro Aging se encuentran en esta etapa de su vida. Buscando siempre el tratamiento menos invasivo, más seguro y duradero, ofrecemos alternativas muy eficaces para eliminar esas acumulaciones de grasa rebelde, como CoolSculpting®, rejuvenecer nuestro aspecto, como el Plasma Rico en Plaquetas o la lipotransferencia, y evitar el efecto de la gravedad en nuestro rostro, como las suturas de tensión que estimulan la producción de colágeno propio.

Un cuerpo y rostro saludable, atractivo, vigoroso y con el aspecto que tenía años atrás es posible también durante la menopausia. Con Gaia Por Aging mostrarás tu mejor yo también en esta etapa de tu vida.

Share Button

Medicina estética: cuándo empezar

Algunas personas no consideran oportuno que jóvenes de 25 años sigan tratamientos médico estéticos: “Aún no tiene edad. Aún no lo necesita”. La pregunta de cuándo es aconsejable empezar a echar mano de estas terapias tiene diferentes respuestas, según el concepto que el/la profesional de medicina estética tenga de su trabajo.

Para nosotros, el equipo de Gaia Pro Aging liderado por la Dra. Ponga, la medicina estética es una disciplina enfocada a proporcionarte los medios para estar lo mejor posible en cada etapa de tu vida. Sin artificios, sin “añadidos” antinaturales, sin despersonalizar al paciente.

Bajo este prisma, sí que está justificado empezar con tratamientos médico-estéticos a esa edad, 25-30 años, para empezar a cuidarse más allá de la simple aplicación de productos cosméticos. Nos explicamos:

El cuerpo humano cuenta de nacimiento con un complejo conjunto de elementos que se van gastando y reponiendo a lo largo de la vida. En la piel, como en otros niveles del organismo, la reposición de esos componentes no puede seguir el mismo ritmo que el desgaste, es más lenta, produciéndose el fenómeno del envejecimiento.

Si conseguimos, mediante terapias médico-estéticas, que las reservas de la piel se vayan desgastando a un ritmo más pausado, podremos garantizar un tejido cutáneo más sano y juvenil durante más tiempo.

Para esa franja de edad, los tratamientos aconsejables trabajan en esa dirección:

  • Un buen cóctel de vitaminas y ácido hialurónico, para aportar a la piel nutrientes y la hidratación óptima.
  • Una sesión de terapia fotobiodinámica, para activar mediante la luz tanto la circulación sanguínea -y, por tanto, la oxigenación de las células cutáneas como la producción de colágeno y otros componentes que forman el sostén de la piel.
  • Una mínima aplicación de toxina botulínica, para frenar desde el principio que las primeras arrugas se vayan haciendo más profundas.
  • Un aporte de plasma rico en plaquetas, para estimular los procesos de regeneración de la piel.

Terapias sencillas y cero invasivas como las descritas, junto a alguna sesión en cabina y el mantenimiento en casa con cosméticos de calidad son lo más aconsejable para ir cumpliendo años sin que se noten en la piel.

Con el paso del tiempo y los cambios hormonales asociados a él, las necesidades de la piel aumentan. Los tratamientos anteriores siguen siendo eficaces y recomendables cuando el objetivo es el rejuvenecimiento, pero al mismo tiempo, otros recursos, cada vez más naturales y no invasivos, como los Hilos APTOS, por ejemplo, son un gran apoyo para garantizar la mejor versión de ti mismo/a, con el aspecto saludable, equilibrado y único que en Gaia Pro Aging buscamos para todos nuestros pacientes. Consúltanos sin compromiso qué tratamiento es el más conveniente para tu edad.

Share Button

Rejuvenecer con Hilos APTOS

Una de las técnicas más eficaces e indoloras de rejuvenecimiento es el lifting sin cirugía con Hilos APTOS, también conocidos como hilos rusos, distribuidos en España por Sellaesthetic. En Gaia Pro Aging estamos muy felices de poder contar para su aplicación con la Dra. Ponga, reconocida Formadora Internacional de este sistema.

Y esto es algo decisivo en un método contra la flacidez como este, en el que la pericia y sensibilidad estética del profesional que lo aplica tiene tanta repercusión en el resultado final. Basta recordar el aspecto artificial y poco armonioso de cara o cuerpo de algunas personas, incluso famosas, que se han sometido a algún tratamiento estético poco afortunado.

Tanto en sus clases como a sus pacientes, la Dra. Ponga siempre explica que los hilos APTOS son absolutamente biocompatibles: están hechos de material de sutura quirúrgica totalmente reabsorbibles.

Tienen una diminutas “anclas” distribuidas en toda su longitud que, una vez los hilos están introducidos bajo la piel, se fijan en el tejido y lo “estiran” hacia arriba, contrarrestando la flacidez propia de la edad y recuperando el aspecto que tenías hace una década, como te cuenta la Dra. Ponga en este vídeo.

Y ahí no se acaban las ventajas de los hilos APTOS. Aquí tienes más:

  • Su colocación permite una mejora de la microcirculación de la zona, y estimula a tus células a «fabricar» nuevo colágeno y elastina, para una piel más sana y joven.
  • La colocación de los hilos APTOS no genera herida ni cicatrices.
  • La sesión no llega a media hora y puedes seguir con tu vida desde el primer momento.
  • Hay muchos tipos de hilos APTOS y métodos de colocación, para responder a las necesidades de cada zona tratada.
  • Son muchas las zonas, no solo de la cara, también del cuerpo, que puedes rejuvenecer con los hilos APTOS.
    • Cara: redefinición del óvalo; redefinición de pómulos; líneas de marioneta; arrugas en los labios, entrecejo y frente; patas de gallo; surcos nasolabiales; párpados; final de las cejas; cuello y escote…
    • Cuerpo: pecho, abdomen, brazos, zona interna de muslos, zona sobre la rodilla, manos.

Ven a Gaia Pro Aging a contarnos qué zona quieres rejuvenecer y volver a lucir como si no hubiera pasado el tiempo y sin perder naturalidad, personalidad ni expresividad.

Share Button